Flores de Bach

Se le llaman Flores de Bach, a la serie de 38 esencias naturales extraídas de flores silvestres de la región de Gales, en Gran Bretaña, cuyas propiedades curativas fueron descubiertas por el médico galés Edward Bach entre los años 1926 a 1934. A esta serie de remedios son usados en la Terapia de las emociones.

El Dr. Edward Bach (1886-1936), médico, bacteriólogo, homeópata e investigador, encontró en los remedios florales, una forma de terapia de gran eficacia. Se le considera el fundador de la terapia floral, pero sólo a sus 38 esencias florales se les llaman Flores de Bach.

Edward Bach definía a la enfermedad como un desequilibrio emocional que se produce en el ampo energético del ser vivo. Si este continúa por cierto tiempo sin tratamiento, se produce la enfermedad en el cribiéndole a un colega definía: “la enfermedad es una suerte de consolidación de una actitud mental y solo es necesario tratar tal actitud mental y la enfermedad desaparecerá”.  

Bach abandona la medicina tradicional

En el año 1929 Bach tenía 43 años, investigaba en su laboratorio y publicaba sus resultados en las mejores revistas científicas británicas. Era respetado por alópatas y homeópatas, tanto en su país como en el extranjero y estaba en pleno éxito profesional. Aún así, a finales de ese año, convencido de que la medicina tradicional no era su camino, decide abandonarlo todo, cierra su consulta y su laboratorio y parte para Gales, dispuesto a buscar más remedios y convencido de que los encontraría entre las plantas. Pensó que toda la vida de las plantas se encuentra concentrada en sus flores, de modo que centró su atención en ellas. Entre 1930 y 1934 descubrió los 38 remedios florales que constituirían su terapia floral.
 

Tratamiento con flores de Bach

Cómo curan las flores de Bach

La filosofía que subyace al sistema terapéutico de Edward Bach es similar al de la medicina tradicional China o la medicina homeopática, pues el campo de actuación no es el cuerpo físico sino la energía vital cuyo equilibro es fundamental para el mantenimiento de la salud. Esta energía ha recibido muchos nombres diferentes: Qi, nod, aura, prana... En lugares muy distintos y alejados del mundo, en oriente y en occidente, el ser humano ha hablado de esta misma energía una y otra vez. Fue el médico inglés Walter Kilner, jefe del departamento de electroterapia del Hospital Santo Tomas, de Londres, el primero en demostrar su existencia. Decidió buscar un método para hacer visible el aura y lo encontró impregnando una lente con una sustancia química llamada dycianina, que permitió hacer visible al ojo humano la luz ultravioleta. Observando a una persona con esta lente, el aura se hacía visible como una línea interna que delimitaba el cuerpo y otra más externa, de una luz casi vaporosa, que se extendía hacia el exterior.

 

Según Bach, "la principal razón del fracaso de la ciencia médica moderna es que trata los resultados y no las causas". "No se erradicará la enfermedad con los actuales métodos materialistas, por la sencilla razón de que la enfermedad no es material en su origen". La enfermedad es energética en su origen. Es un desequilibrio que se produce en la fuerza vital, eso que los chinos llamaron Qi. Este desequilibrio va unido a un estado emocional negativo, un estado de sufrimiento emocional (miedo, ansiedad, tristeza, ira, etc), de modo que podemos considerar casi como sinónimos el desequilibrio energético y el desequilibrio emocional, pues ambos van unidos. Este desequilibrio afectará también al cuerpo, a los diferentes órganos y su funcionamiento y, si persiste en el tiempo, puede acabar dando paso a la enfermedad física.

¿Quien puede tomar flores de Bach?

Cualquier persona puede tomar las Flores de Bach. No se contraponen a otros medicamentos o terapias. Se han encontrado magníficos resultados en personas de cualquier edad, incluyendo bebés en edad de lactancia, niños, personas de edad avanzada y recién nacidos.

El Dr. Bach clasificó las flores de Bach en 7 grupos, según las emociones que pueden tratar.

 

 
 CANALS,  Calle Germá Cerdá, nº 1, teléfono 96 224 25 84,  Móvil: 675815468
 También en  ONTINYENT y BENIGANIM  cesanacanals@cesananatural.es
                                                                                     info@cesananatural.es
 
   Encuéntranos en Facebook : Cesana Natura Canals

2009 diseño web